Esta actividad no solo es una ventana al fascinante mundo del arte cubista, sino también un motor poderoso que impulsa la creatividad de los niños, sembrando semillas de expresión única que florecerán a lo largo de sus vidas